En un país sensato estos tipos coparían los más altos cargos del Ministerio de Cultura, tomarían posesión y automáticamente lo disolverían.