Esta es una buena razón para leer a Proust antes de la mayoría de edad.